Heléboros orientales híbridos

Los Heléboros son un género de plantas de la familia Ranunculaceae, que incluye al menos 20 especies perennes y herbáceas; siendo muchas de ellas venenosas.  Se ven con bastante frecuencia en nuestros bosques (por ejemplo el heléboro foetidus o fétido, el viridis o verde, etc.).  Aquí nos vamos a concentrar en los heléboros orientales, originarios del norte de Grecia y Turquía y en particular a todos sus híbridos que, a lo largo de los últimos años los cultivadores profesionales han venido desarrollando para producir toda una paleta de colores como veremos.

Estas plantas de hoja perenne son de una floración prolongada (de finales del invierno a mediados de la primavera), son de bajo mantenimiento, crecen muy bien en suelos frescos en semisombra y están por lo general libres de plagas. Sus flores en masa añaden un atractivo muy peculiar al jardín, en especial en un tiempo en que no hay muchas alegrías en el mismo.

En los últimos años, han aparecido en el mercado multitud de heléboros con flores dobles, añadiendo aún una mayor vistosidad a los macizos de flores.

Flores simples y dobles de Heléboros Orientales Híbridos

Consejos de plantación y cuidados:

Mejor ubicarlos en zona de semisombra, que puedan recibir el sol de invierno, debajo de árboles de hoja caduca, en terreno que no esté muy seco ni se encharque mucho, con alguna enmienda orgánica.  Cuando lucen mucho mejor es cuando están plantados en forma de grupo, aunque con el tiempo las propias semillas que caen a su alrededor darán lugar con facilidad a nuevas plantas y en poco tiempo tendremos una masa de flores de heléboro.

Justo en la época de la floración se recomienda cortar las hojas viejas, con tendencia a caer a la superficie, y aquellas que pueden tener manchas negras fúngicas y no echarlas al compostador, sino quemarlas o eliminarlas en la basura.  De esa manera disfrutaremos mejor de los tallos con flores.

La planta no requiere muchos cuidados, deben eliminarse las hojas con manchas negras y si la tierra se seca mucho se recomienda el riego y echar mantillo de hojas o compost en la superficie, en el caso de que necesite aligerarla.  No sufre de plagas, salvo las eventuales de áfidos, principalmente pulgones, al final de la floración en la primavera.

Multiplicación:

Se multiplican muy bien por división de la planta al cabo de unos pocos años, cuando la mata esté ya congestionada, y también por semillas.  De hecho, por la caída de las semillas se suele formar un corrillo de pequeñas plantas alrededor de la planta, que van extendiendo la mata y haciendo la floración más vistosa.