Palacio de Aiete

El parque de Aiete en San Sebastián

El Parque de Aiete está ubicado en una de las colinas que rodean a la ciudad de San Sebastián, a poca distancia del centro, y destaca por sus jardines y especies arbóreas, sus senderos para pasear o correr, el palacio – transformado en un centro cultural – y zonas de recreo para los más jóvenes. Una descripción del parque, con fotografías y algunos videos puede verse en la web de Donosticity.

Al igual que Cristina Enea y los jardines del Palacio Miramar, este parque bien merece una visita y un paseo, ya que sus jardines están muy bien cuidados con parterres de flores. Destacan por ejemplo sus peonías, narcisos, jacintos, tulipanes y hemerocalis en primavera, así como más adelante las combinaciones de coleos y flores como tagetes y dahlias. Y si en nuestra visita nos alcanza la hora de comer, siempre podremos visitar el Topaleku, hogar del jubilado, en las antiguas caballerizas, para degustar un buen menú y muy económico.

Palacio de Aiete

Figura: Vista del Palacio de Aiete con un macizo de tulipanes, pensamientos y caléndulas en primer plano. El parque dispone también de amplias zonas de cesped para disfrutar.

El palacio fue construido en el año 1878 por orden de los duques de Bailén, incluyendo otras edificaciones destinadas en su momento a cocheras, cuadras, palomares y viviendas para el guarda y servicio. Cerca de la entrada al palacio, una columna indica que fue residencia habitual de verano para la monarquía: Alfonso XII y María Cristina, Isabel II, Alfonso XIII y hasta la reina británica Victoria visitó sus estancias. Ya más cercano a nuestra memoria el dictador Franco pasó sus vacaciones de verano en el Palacio entre 1939 y 1974, aprovechando para su afición de pesca en el Cantábrico.

Los jardines de estilo romántico fueron diseñados por el jardinero francés Pierre Ducasse (1836-1892), con sus estanques, grutas, pequeñas cascadas, amplios espacios para césped y parterres de flores y una colección de árboles notables. Este jardinero dejó un legado muy importante en Donostia, diseñando los jardines más icónicos de la ciudad y que también merecen visitarse: los jardines y estanques de la Plaza Gipuzkoa, los jardines de Miramar o Cristina Enea, además de este parque de Aiete.

Entre el arboretum del parque y acompañando a los senderos serpenteantes destaca la presencia de ginkos y sequoias de gran porte, araucarias, abedules, avellanos, robles, fresnos, tejos, arces japoneses, camelias y rododentros, liquidambares, helechos arbustivos (Dicksonia Antarctica), bambúes en la zona de estanques y un largo etcetera. Los macizos de flores siempre se encuentran bien cuidados y pueden variar de una temporada a otra, incorporando nuevas flores y plantas que combinan con acierto con las perennes y plantas estructurales.